miércoles, 7 de abril de 2021

La mili en Africa

Publicada 7/4/2021
Actualizada 10/4/2021

De muy pequeño, cuando lo más parecido a cromos que había por casa eran los sellos que venían pegados a las cartas, tuve a bien empezar a coleccionarlos y pedir a mis abuelos y vecinos que rebuscarán entre sus cajones aquellas cartas que tenían guardadas  y recortarán para mí la estampa. Aunque esa colección fue creciendo con el paso de los años, aún conservo este sello que siempre me llamó la atención por ser el recuerdo de otra época anterior a mí y que no comprendía.


Bajo el paraguas de este título, incluyo otra serie de fotografías de mili, cuyo denominador común es que fueron tomadas en África. Si hacer el servicio militar lejos de casa suponía un contratiempo, saberse agraciado con un destino en África, era todo un desafío, más aún dependiendo de la época. Para poder entender un poco cada una de las fotografías, las acompañaremos con un pequeño marco histórico e incluso algún testimonio sobre las vivencias allí vividas.

Protectorado Español en Marruecos

Bajo el reinado de Alfonso XIII, en 1909 (año de inauguración de la fuente de Tordelpalo) en la denominada guerra de Melilla las tropas españolas sufren un grave revés militar en el monte Gurugú y en el barranco del lobo, en ese momento se decide aumentar el número de soldados en el Rif con reservistas, muchos de ellos casados y con hijos.  Esto dio lugar a un gran clima de tensión como la Semana trágica de Barcelona. 

En 1911 Marruecos estaba en completa anarquía. En 1912 el tratado hispano-francés estableció un protectorado en la zona de Marruecos y a España le correspondió el territorio de El Rif, una zona montañosa del norte, con la obligación de pacificarlo y organizarlo. España tenía diversos intereses en esta ocupación tanto económicos, como de recuperación del prestigio, tras la pérdida de las últimas colonias en 1998. Además existía un interés de defensa nacional en torno a las ciudad de Ceuta y Melilla. El real decreto 27 de Febrero 1913 establece la organización de este protectorado.

Este año se cumplen 100 años del desastre del Annual en 1921, donde más de 9000 españoles, muchos de ellos sin una experiencia real de combate perecen. Esto fue una de las causas del golpe de Estado y dictadura del Miguel Primo de Rivera. A su vez, puso de valor la figura de la recién bautizada Legión, cuyo fin es sustituir en primera línea a los soldados de reemplazo que eran enviados a África como carne de cañón. Pronto entraron en escena y protagonizaron el episodio conocido como "Socorro a Melilla" ante el sitio establecido por las cabilas rifeñas.



Hace unos años llegó a mi poder la carta de alguien destinado en Alhucemas, en el Tercio Alejandro Farnesio IV de la legión, en 1957 y describía lo siguiente:

"... esto de bonito no tiene un pelo ... lo único bonito que tiene este pueblo es la salida del sol por el mar, lo demás todo es arena y montañas, no hay buenos edificios, ya que casi todo son lo que aquí le llaman Kábilas que son unas casas de piedra y barro que hacen los moros. Lo único que destaca es la mezquita donde oran, y por dentro tampoco la he visto porque para los cristianos está prohibida la entrada"



Sello de Mohamed V, del reino independiente de la zona norte de Marruecos, correos.


El protectorado español de la zona norte duró hasta el año 1956, aunque España mantuvo algunas tropas hasta Septiembre de 1961. No obstante, a partir de Febrero de 1961 las relaciones entre ambos países empeoran tras entronizar al joven Hassan II, y extender sus reclamaciones sobre Ifni, Rio de Oro, Sahara Occidental, Ceuta y Melilla

Maximino Del Rey Martínez

Nació en 1886 y según el testimonio estuvo en Tánger. En la cabeza lleva un gorro ros. 



La zona internacional de Tánger  fue un protectorado ejercido por varios países, aunque entre 1940-1945 fue incluido por el gobierno español en su protectorado del norte.

Melchor López Torrubia 

Natural de El Pobo, nació en Enero de 1899. La hebilla es de artillería, y en él se aprecian 6 balas y un par de  cañones que se cruzan bajo la corona real. Igualmente lleva al pecho dos medallas, una al merito militar y otra haciendo referencia a la campaña de Ceuta. Las polainas son de cuero y según el testimonio parece que sirvió en caballería, aunque en la foto no hay rastro de  espuelas.  El arma parece ser una espada-sable puerto seguro la cual se adopto de forma definitiva para la tropa de caballería en 1918. Los galones de la bocamanga son para mí un misterio.




Félix Segovia Pérez

Nació en Mayo de 1905 y estuvo por la zona de Ceuta  tres años en los regulares. Sobre la solapa izquierda se distinguen dos condecoraciones, una cruz al merito militar y otra en relación a la campaña, con un pasador donde pondría Tetuán, ya que la fotografía fue tomada en el estudio de José Ruiz en Tetuán. 



En esta fotografía  junto a un compañero de andanzas natural de Luzón.


Soldado desconocido

Fotografía de persona desconocida encontrada en casa de Sofía. La fotografía está tomada en los estudios fotográficos Diadoro, de Alcazar y Larache. Como siempre, si alguien fuera capaz de ponerle nombre sería una grata sorpresa.

La hebilla lleva únicamente una trompeta lo que nos dice que pertenecía al regimiento de Cazadores de África. La prenda de cabeza se denominaba sombrero panadero, era de color azul oscuro, con las franjas rojas. Sobre las mangas se distinguen 3 barras que forman los galones, bien pudieran ser de cabo. Quizás los papeles que sostiene fueran su nombramiento.


Leonardo López Martínez

Hijo de Pedro y Paula, con el traje del batallón de cazadores numero 1 de Alcazarquivir.  



Sidi-Ifni

El tratado de Wad-Ras en 1860 puso fin a la guerra de África, y con él España obtuvo una serie de compensaciones del sultán de Marruecos, entre ellas, un territorio alrededor de un establecimiento llamado Santa Cruz de la Mar pequeña, que la corona de Castilla había fundado en 1476. Este enclave sin una ubicación exacta, fue tomado formalmente en 1934 durante la segunda republica. A partir de esta fecha se establecen las bases para la fundación y urbanización de la ciudad. Tras la independencia de Marruecos en 1957 se inicia la que conoce como guerra del Ifni. Hasta que estalló el conflicto las unidades estaban formadas en tropa por personal indígena, pero fueron los soldados de reemplazo quienes con posterioridad llevaron el peso del conflicto. El 1 de abril de 1958, se firman los acuerdos por los que se entrega Cabo Juby, pero se sigue conservando Sidi Ifni. Este mismo año se declara Ifni como provincia española de ultramar.


Jesús Andrés Cebollada

Natural de Cerveruela en el campo de Daroca, y aunque por edad no participó en la guerra del Ifni, finalizada  en 1958, es en definitiva la persona de más edad que me puede contar de primera mano las condiciones de vida en este alejado y olvidado enclave.  Atendiendo a su expediente militar entra en caja el 1 de Agosto de 1961 para ingresar en el grupo de Tiradores de Ifni nº1. 

"Y cuando te reclutaban en el ayuntamiento te median, te pesaban. Eso te lo hacia el secretario, y es el que te mandaba los papeles y todas las cosas para que te llamaran, claro. Y no desertaba ninguno, no se escapaba nadie para no ir. Entonces tenias 20 años, oye ..."

En Abril de 1962 parte desde su pueblo-isla, cuna de carboneros y enclavado en la falda de la sierra del Peco a un lugar que pocos sabían poner en el mapa. Me cuenta que de su pueblo otros dos mozos fueron un par de años antes. 

"El día que te incorporabas ibas a la Rabal, a la zona, y desde allí te llevaban al tren. Ya no tenias que hacer nada, más que hacerte cargo de un petate que te daban para meter las cosas que llevabas. El tren nos llevo a Madrid y ese día dormimos en un cuarto muy grande, en el Pardo. Allí ya dormimos en el suelo, y al otro día nos llevaron en el tren a Cádiz, y allí cogimos un barco hacia el Sidi Ifni. El traslado en barco, serían dos o tres días. Lo peor al llegar, porque no podíamos desembarcar que estaba la marea muy alta, y no había puerto. En los camiones anfibios venia cada sopapo de agua, así que nos llevaron a Lanzarote y allí estuvimos hasta el segundo intento. Esta segunda vez tampoco se pudo desembarcar, pero nos mantuvieron esperando hasta que bajo la marea, aunque había preocupación porque había pocos víveres. Una vez que aflojo la marea empezamos a desembarcar. Se bajaba por una escalera de cuerda y abajo te estaban esperando dos personas, por si alguna se caía al agua. En cada viaje iban 15 o 20 personas. 

Una vez llegados a la playa, nos llevaban al cuartel. Un cuartel grandismo a dos o tres kilómetros del pueblo. Allí estabas 2 meses y otro en el monte, en unas chabolas de piedra bajo tierra que se comunicaban mediante trincheras. Allí no había nada, un puesto de mando un poco más grande y todo alrededor chabolas, y allí estábamos repartidos. Todos los días dos horas de puesto y todas las noches 2 horas al relevo. Algún otro día tenias que estar en la puerta del cuartel y te venían los bichos hasta la misma alambrada. Allí había chacales, jabalís, corzos. Bichos había bastantes, pero arriba en la montaña, allí no había nada, 

A mí sí me pierdo que no me busquen por allí, que no me encontraran.

Lo peor que se pasaba es si alguno desertaba, como se pasaba tan mal se iban y podían pasarse a Francia, por allí por Argelia."

En Octubre del 1961 aparece felicitado como consecuencia de la visita del ministro del ejercito.

Fotografía de varios reclutas tomada durante un descanso en la instrucción. En primer plano Jesús con el brazo extendido.

"Aquello no valía para nada, aquello no era más que un gasto grandismo porque había muchismos militares. Estábamos unos 10000, tu sabes la tropa que había allí. Los moros comían todos de España, trabajaban allí para España y no les dejaban llevar armamento, vivían con los Españoles, y tenían garitos y hacían meriendas y cosas de esas. Nos pagaban un duro diario, y con eso no llegaba para nada, cuando lo cobrabas a la semana o al mes, no sé cómo era. Si te mandaban alguna perra. Estuve 14 meses y no volví en toda la mili. Yo estuve bien, yo no quería mas que pasara el día, si no  te volvías loco allí. Algunos vinieron, me parece que uno de Calatorao, le pario la novia estando allí, ese me parece que vino, le dieron permiso y vino. Pero luego algunos decían, ojala no hubiera ido, luego para volver anda que no lo pasaban mal. Fíjate después de estar aquí un mes, arrea para allí. Que no merecía la pena venir, encima te gastabas un montón de dinero. Aquello está lejos, ahora con un avión, con unas 3 horas estarías en Lanzarote y de allí al Sidi-Ifni. Entonces no había nada, luego hicieron el puerto. Teníamos que comer todos los días en el suelo, íbamos de a 3 pa'coger la comida y a comer al  suelo, todos los días. Había días que había siroco de ese y se te jodia la comida de tierra. Aquello era inhumano, ni comedor ni nada, en el suelo. Y para dormir chinches había más que estrellas. Había unos barracones grandes y desinfectaban mucho, y el día que desinfectaban y los tiraban del techo, aquel día te asaban vivo, había barbaridad, piojos que te crees que no, el que no se cuidaba un poco tenía hasta piojos.  Y luego a lavar la ropa, menos mal que había un pozo. Luego encima del garito del pozo del agua había un tío con un mosquetón, y hasta que no tocaban a retreta "se puede ir a coger agua". Había muchisma miseria allí. Y venia el general con un caballo que se cagaba la perra sabes, ya estaba más gordo que nosotros y mejor comido, madre mía, los jefes ganaban más dinero, se emborrachaban, bueno pillaban cada borrachera, claro todos los días de juerga, porque allí estaban en el aire, que te crees, y había cine... luego al que castigaban, le cortaban el pelo al cero.

Ceuta y Melilla

Ciudades autónomas y únicos territorios no insulares que forman parte de la unión europea en el continente africano. Ambas forman parte de la Corona de España desde el siglo XVI, y por lo tanto al final del protectorado de Marruecos su soberanía no fue cedida, de igual forma que otro conjunto de plazas menores como son las islas Chafarinas,  peñón de Alhucemas y el peñón de Vélez de la Gomera, las cuales siguen contando con presencia del ejército español. El tan famoso islote de perejil, es ahora mismo un enclave sin soberanía. 

Javier Orea 

"De las últimas quintas… Para bien o para mal, según quien lo mire, nuestra generación cierra un ciclo. En mi caso el destino fue Melilla en Regulares 52, bajo los pies del monte Gurugú y haciendo maniobras e instrucción en Rostrogordo donde coincidíamos con los Legionarios. Subíamos y bajábamos todos los días al cuartel y algún día que otro los niños nos lanzaban piedras (debíamos de ser su entretenimiento).  Al otro lado de la valla veníamos a la policía Marroquí como patrullaban, la verdad que no se dejaban ver mucho. Por las tardes podíamos salir del cuartel y llamaba mucho la atención el cruce del culturas, judíos, cristianos y sobre todo musulmanes que recuerdo como se oían las oraciones en toda la ciudad ya que sus mezquitas tenían megáfonos. En general fue una mili como la de tantos, salvo la peculiaridad de estar varios meses sin ir por casa, coincidir con compañeros de toda España, por supuesto musulmanes de Melilla (resultaba curioso cuando en las guardias, hacían su parada para rezar). Al final fueron nueves meses con sus guardias, arrestos y peripecias típicas de una Mili en Melilla…"


Reemplazo 1º/1995, en febrero de ese año parte en tren desde Zaragoza a Almería para coger el barco que le lleva a Melilla. El traje mimetizado fue el último traje del ejército de tierra que llevo la tropa de reemplazo. A pesar de obtener empleo de cabo, en la guerrera únicamente luce dos de los tres galones de un cabo. Esto lo hacían  para diferenciar entre reemplazo y tropa profesional.

Referencias

Wikipedia. "Protectorado Español de Marruecos", "África Española"
El Franquismo año a año. 1961 La España de la emigración. Los últimos de Marruecos.
Revista ejercito número 922
Periódico La razón. "Melillenses! Los legionarios venimos a morir por vosotros"
Historia de España. Vicens Vives. Bachillerato.
Testimonios y fotografías de vecinos.




lunes, 22 de febrero de 2021

El servicio militar (parte 1)

 Publicada 22/2/2021
Actualizada 1/4/2021

Ya ha salido en alguna otra ocasión alguna que otra foto de la mili, y es este un tema lo suficientemente extenso que nos permite introducir muchas fotografías e incluso el poder hacer diferentes capítulos sobre ella, en relación a destinos, cuerpo, vestimenta y época. No es mi pretensión profundizar en muchos detalles sobre la mili en sí misma, sino utilizarla como un argumento alrededor de una galería fotográfica.

En tiempos pretéritos, la mili era una de las pocas oportunidades para muchas personas de pueblos pequeños de tener ese recuerdo y compartirlo con la familia. 


Alrededor 1937. Nicolas Orea Martinez enfrente de la puerta de una iglesia sin determinar, pudiera ser la puerta de la iglesia de San Nicolás de Bari, en Zaragoza. 


Probablemente todo varón que haya hecho la mili tendrá hacia ella una serie de sentimientos encontrados. Es difícil no nombrar las amistades hechas y las múltiples anécdotas acaecidas para aquellos que pudieron contarlas. A muchos les permitió salir por primera vez de su lugar natal y conocer otras realidades a lo largo de la geografía del país. Algunos se quedaron cerca de casa y otros fueron enviados a lugares tan alejados como Cuba, Puerto Rico, Filipinas y las diferentes plazas Africanas, Sahara, Sidi Ifni, Protectorado de Marruecos, la Guinea, y las consabidas Ceuta, Melilla y Canarias. 


La constitución de Cádiz en 1812 fue la que estableció el servicio militar universal y obligatorio, que llamaba a defender la patria con las armas cuando fuera llamado por la ley. Esto era el espíritu de la norma, porque las clases altas tenían muchas posibilidades de libranza mediante un pago sumamente elevado al estado, o mediante la sustitución por otro soldado. No fue hasta 1912 cuando una nueva ley de reclutamiento desterrara privilegios. Cabe recordar la cantidad de conflictos bélicos que ha habido en España desde la guerra de la Independencia hasta nuestros día tanto en la península como ultramar. Entre otras las Guerras Carlistas, la independencia de las colonias americanas, la Guerra de Africa, Guerra de los diez años en Cuba, Independencia de Cuba y Filipinas, Guerra de Marruecos, Guerra del Sidi Ifni, la guerra civil y la no guerra del Sahara.

En el ejercito había que distinguir entre la tropa que era de reemplazo y los militares de profesión que constituían los mandos. El reemplazo de la tropa se efectuó durante mucho tiempo por sorteo en los diversos pueblos y afectaba a un quinto de todos los mozos en edad de ser soldados, entre 20 y 30 años, de ahí el nombre de quintas, aunque posteriormente se llamaba al número de soldados que se creía conveniente.

Las diferentes épocas y transformaciones de la sociedad han determinado diferentes tiempos de servicio. Esta duración fue variando desde su creación, tendiendo a reducir el tiempo de servicio activo y aumentando el tiempo de reserva. Así por ejemplo, entre 1856 y 1882 la  duración de servicio activo era de 4 años. En la ley general del servicio Militar de 1968 se estableció una distinción entre servicio militar obligatorio entre 15 y 18 meses y uno voluntario que tenía como ventaja elegir la región militar donde realizar el servicio, pero con una duración más larga, hasta 24 meses. A su conclusión en 2001 su duración se acortó hasta los 9 meses. Esta duración en tiempos de guerra o inestabilidad se alargaba, o se movilizaban forzosamente, por ejemplo, con los conocidos popularmente como "la quinta del biberón".

En la actualidad, para todos aquellos que crean que la mili esta derogada, el Real Decreto 383/2011 dice que todos los españoles tienen el derecho y deber de defender a España y clasifica los reservistas en:

  • Reservistas voluntarios. 
  • Reservistas de especial disponibilidad
  • Reservistas obligatorios: Los españoles comprendidos entre los 19 y 25 años, que sean declarados como tales por el gobierno de acuerdo con la ley.

En el pueblo

Aunque las leyes de reclutamiento fueron cambiando con los años, podemos citar el papel de los ayuntamientos e instituciones eclesiásticas, para elaborar la listas de los mozos, sus datos de filiación e incluso el sorteo.

"El sorteo se realizaba a puerta abierta, ante el Ayuntamiento y en presencia de los interesados. Se leía el alistamiento rectificado y se escribían en unas papeletas iguales, los nombres de los mozos. En otras papeletas también iguales se escribían con letras tantos números como mozos había que sortear. Las papeletas se introducían en bolas iguales y éstas en dos globos (uno para los nombres y otro para los números). Una vez removidos los bombos (o globos) la extracción se verificaba "por dos niños que no pasen de la edad de 10 años"

Desde 1842, Tordelpalo es una agregado de Anchuela, y por lo tanto es en este ayuntamiento donde se procede con los tramites. La mili siempre causo un trastorno en las familias que veían como un hijo los dejaba durante mucho tiempo, quitándoles una mano de obra esencial en las economías familiares. También dependiendo de la conflictividad de la época, ir al mili podía suponer pocas esperanzas de volver, y en consecuencia había deserciones. 

Así en 1875, en el BOP de la provincia de Guadalajara número 41, encontramos el siguiente anuncio.

"GOBIERNO MILITAR DE LA PROVINCIA DE GUADALAJARA

Los Alcaldes de los pueblos de esta provincia, procederán á la busca y captura del soldado desertor del batallón provincial de Guadalajara, Patricio Juberías Peco, cuya copia de la media filiación se inserta á continuación.

Guadalajara 1 de Abril de 1875.

[...]

Media filiación.

Patricio Juberias Peco, hijo de José y de Antonia, natural de Tordelpalo, parroquia de la Asunción, Ayuntamiento de Tordelpalo [...] Juzgado de primera instancia de Molina de Aragon, provincia de Guadalajara, Capitania general de Castilla la Nueva, nació el 17 de Marzo de 1846, de oficio labrador, edad 28 años 3 meses 13 dias, su religion C.A.R., su estado soltero, sus señales estas: pelo rojo, cejas id, ojos azules, nariz regular, barba id., boca idem, color bueno, señas particulares ninguna."

Este año 1875 se encuentra comprendido dentro de la tercera guerra Carlista, que tuvo especial incidencia por los alrededores de Molina de Aragón y sobre la cual hicimos un relato bajo el titulo "La cruz del Carlista".

Siguiendo con el mismo años, en un recorte de la prensa militar, también se manda orden de captura y remisión al gobernador civil para cubrir sus plazas en las reservas.

"AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL de Anchuela del Pedregal

[...] que sean destinados a cubrir sus plazas en las reservas a que cada uno corresponde, cuyos mozos, sus nombres y señas son las que a continuación se expresan.

Anchuela del Pedregal 27 de Marzo de 1876. El Alcalde, Cipriano García

Señas de los individuos

Atanasio Barra Torres, hijo de Pablo y de Paula, natural de este pueblo, pequeño de 23 años de edad, pelo rojo, ojos melados, nariz regular y viste al estilo del pais, corresponde a la primera reserva del año del 1874

Fermin Muñoz, hijo de Jacinto y de Eugenia Garcia, natural de este pueblo, de 20 años de edad, estatura corta, algo moreno, su caracter algo bajo; viste calzo de paño negro y albarcas, corresponde a la segunda reserva de Mayo ultimo pasado

Aquilino Juberias Voyre, natural del agregado Tordelpalo, hijo de Timoteo y de Marta de 20 años de edad, estatura regular, rojo y viste como el anterior, corresponde a la misma reserva.

Etanislao Lopez Diaz, hijo de Mariano y de Jerónima, natural de dicho agregado, de 20 años, estatura alta, delgado, un poco descolorido y pertenece a la misma reserva que los anteriores.

Patricio Juberias Peco, que deserto despues de entregado en Caja, hijo de Jose y de Antonia de dicho agregado.

Gabricio Barra Garcia, hijo de Francisco y de Cecilia, natural de Anchuela, de 25 años, grueso, perlo negro y nariz abultada.

Antonino del Rey Vega, hijo de Santiago y de Agustina, natural del agregado Tordelpalo, estatura regular, de buen color, corresponden los dos a la quinta de 125000 hombres.

Wenceslao Adan Peco, hijo de Franciso y de Antonia, natural del dicho agregado, de estatura corta y fornido.

Isidro Garcia Martinez, natural de este pueblo, hijo de Julio y de Anastasia, alto, moreno y bastante cejudo, todos viste al estilo de este pais; estos dos ultimos corresponden a este ultimo alistamiento."

En un momento donde no existían las fotografías, (la más antiguas que publicamos son de principios del siglo XX), estas descripciones físicas eran lo único que había, junto a los datos de filiación, padre, madre y las indicaciones de las autoridades del lugar, alcalde y eclesiásticas. Estas medias filiaciones fueron siendo más exhaustivas, como podemos comprobar al ver los detalles de la cartilla militar de Severino Orea en 1931. En ella podemos ver como se describía a una persona en función de varias características y a discreción del ojo que lo veía.


A pesar de las penurias que podría conllevar, la mili creó en las poblaciones rurales todo un folclore de costumbres, canciones y promesas de amor, así como un empoderamiento de aquellos que iban  a "la mili a hacerse hombres". 


Fotografía de estudio en Molina, aprox. año 1943, con varios quintos de Anchuela después de tallarse, Victoriano, Simeón, Laureano, Segundo y Cirilo.

En este punto Alejandrina lo recordaba de esta forma.

"Otra de las costumbres era que cuando los mozos se iban a la mili la noche de antes salían de ronda con las guitarras y con los instrumentos que tuvieran, laud, bandurrias… iban casa por casa para pedirles a los padres permiso para que dejaran salir a las hijas al baile,  se comprometían que se portarían bien y que no beberían demasiado y después acompañarían a las mozas a casa y tengo que decir que cumplían con su palabra. En las casas solían dar dinero al que se iba a la mili. Aquella noche era la despedida del mozo.  Al otro día todos íbamos a despedirlos.  Era un drama, parecía que se iban a la guerra, todos llorando. Esto pasaba en los pueblos. Después cuando venían también de celebraba. Así que por despedida o por recibimiento siempre estábamos de celebración. 

Algunas de las cosas que nunca se olvidan es cuando los mozos venían de la mili de permiso o licenciados siempre nos traían caramelos, uno de los que más recuerdo  era de Marcelino que fue muy generoso, los niños en cuanto nos enterábamos que habían venido todos íbamos a la casa así que ya venían preparados.

Galería de fotografías

Esta es una galería de fotografías sobre la mili atemporal y abierta a incluir fotos que tengan alguna relación con Anchuela, Tordelpalo o Novella.


1934. Severino Orea Azpicueta, con el uniforme del regimiento de infantería 19 Galicia con sede en Jaca. Podemos observar el número de regimiento en la prenda de cabeza y aunque no se divisan muy bien, los emblemas de infantería sobre el cuello de la guerrera. Destacar los correajes en cuero y hebilla para el ceñidor, así como la colocación de la gorra ligeramente ladeada.


Años 30. A la izquierda de foto Vicente Martínez Segovia con un compañero de la zona de ¿Prados Redondos?. Lugar de la foto desconocido, aunque estuvo en Castillejos en Zaragoza. Una de las cosas más curiosas es poder ver el calzado típico del país, que no está cubierto por polainas y el gorro de borla cuartelero tipo plátano.


Alrededor 1937. Nicolás Orea Martínez.  Hizo la mili en 1931 y fue posteriormente movilizado en el regimiento de Pontoneros.



Alrededor 1942 Vidal Orea Lopez. Hizo la mili en Canfranc estación. La foto de estudio está realizada en Jaca. En su uniforme ya no se identifica el número de regimiento de infantería, pero se divisa claramente este emblema en el gorro tipo cuartelero y solapas de la guerrera.


1946. Gabriel Orea Orea en una foto de estudio. Estuvo destinado en Jaca y el emblema parece de infantería. El ceñidor en cuero negro con un emblema del ejercito de tierra en dorado.


Años 50. Florentino L., quinta del 54 a la derecha de la foto. Hizo la mili en Zaragoza, primero el campamento en Valdespartera y el resto en el cuartel de caballería de Torrero. Las fotografías junto con algún tipo de armamento son muy típicas. Debajo de la ametralladora otro elemento característico, una  manta de campaña hecha de lana del ejército español.


1961. Fortunato O.  con el traje de aeródromo en la base aérea de Getafe. Las únicas identificaciones del ejército del aire se pueden ver  en su clásico gorro de aviación y rokiski sobre fondo rojo en las solapas de la guerrera. Al fondo con toda probabilidad un avión mono hélice HA-1109.







 1962. Restituto M. con 18 años, enfundado con su traje del ejército de Tierra. Estuvo en el regimiento de artillería antiaérea n.71 en Madrid. Sobresale la hebilla del ceñidor dorado y coronado como el actual, y en donde la cruz tenía un vistoso color rubí. En la solapa del chaquetón 3/4 se observan los emblemas de artillería y las trinchas en cuero.



José Segovia. Un artillero en traje de faena. Estuve en el regimiento de artillería número 71, campamento Madrid, en la compañía de tiro. Por este regimiento han pasado muchos del pueblo, yo me fui voluntario.



1989. Jesús O. reemplazo 4/88 de automóviles, grupo de transporte en Zaragoza, con el traje de Tierra en color liso verde-caqui, antes que llegarán los mimetizados. Sobre el bolsillo izquierdo la galleta identificativa de rango y cuerpo. En ese tiempo la mili duraba 1 año. El cordón rojo sobre el hombro derecho era una prenda no oficial que indicaba la veteranía y se iba pasando del individuo que se licenciaba a un colega  del siguiente reemplazo.


1997 Luis Miguel P. reemplazo 3/96 en el ACAR El Frasno, Escuadrón de Vigilancia Aérea nº1, y vistiendo el traje de faena. En el sobresalen la clásica prenda de cabeza y cinturón de hebilla metálica con el rokiski, junto con el pañuelo al cuello. Detalle de taquillas y literas de un clásico pabellón.

Referencias

Quintas y servicio militar: Aspectos sociológicos y antropológicos de la conscripción (Lleida, 1878-1960). Fidel Molina Luque

Historia de España. Vicens Vives. Bachillerato.

https://prensahistorica.mcu.es/es/inicio/inicio.do

 Alejandrina López Orea

Fotografías de vecinos.