domingo, 18 de octubre de 2020

Un adiós

Publicada 18/10/2020

Actualizada 18/10/2020

Este es un reconocimiento y agradecimiento desde este blog a Alejandrina López, que falleció el pasado 17 de Septiembre en Hospitalet. Ella ha sido y todavía será, una fuente de historias populares y datos sobre su pueblo de nacimiento. El legado que nos deja, sus testimonios y anécdotas nos ha ayudado a comprender mejor la vida en ese lugar llamado Tordelpalo. La casualidad llamó a su puerta con la publicación de unas cartas de los niños de la escuela de Tordelpalo, donde se nombraba a una de sus hermanas. Se implico en el reconocimiento del maestro de la republica Juan Lopez "Varela" junto a Sandra, ayudando a sacar a la luz una historia que se perdía, donando incluso una placa que encontramos en el único testimonio visual que se conserva de aquella escuela. No tuvo ningún obstáculo en hablar de un tema o de otro, como de su tío Fausto fallecido en el asalto a la Virgen de la Cabeza y de colaborar en cuantas peticiones yo le hacía por medio de sus hijas Mertxe y Amelia. Son todavía bastantes los testimonios que conservo, y que iré relacionando a diferentes temas cuando se publiquen. Su última contribución hace unas pocas semanas, junto con otros mayores, poner nombre y anécdotas a numerosos maestros que pasaron por este lugar.


Aquí os dejo pinceladas de su propia biografía, porque seguro que ella estaría contenta.

D.E.P.


Soy Alejandrina López Orea nací el 17 de marzo de 1931 en el pueblo de Tordelpalo, perteneciente a la provincia de Molina de Aragón (Guadalajara). Mis padres se llamaban Juan Lopez Huarte (1895-1972)  y Pascuala Orea Martínez (1893-1962). 

Mi abuela por parte de madre era de Valsalobre y se llamaba Concepción Martínez Madrid y su marido, mi abuelo, era de Tordelpalo y se llamaba Venancio Orea del Rey.   

Mis abuelos por parte de padre se llamaban Eustaquia Huarte Huarte, nacida en Castellar de la Muela y mi abuelo Matías López del Rey y era de Tordelpalo.

Mi madre se casó en primeras nupcias con Bonifacio Orea y tuvo cuatro hijas que voy a mencionar por orden de nacimiento: Cristeta, Plácida, Anselma y María con los apellidos Orea Orea.  Mi madre enviudó a los 26 años y se casó por segundas nupcias con mi padre Juan López Huarte y tuvieron 3 hijas más, Abilia, Amelia y Alejandrina, co n los apellidos Orea López. 

Durante la guerra yo tendría 5 o 6 años. Los hombres del pueblo a la noche hacían guardia, no sé si iban una pareja o dos parejas. Mientras estábamos durmiendo ellos vigilaban el pueblo. Recuerdo que una de las noches dieron la voz de alarma, decían que venía el enemigo y nos levantaron y fuimos al monte. Mi abuelo me llevaba en una borriquilla y yo no podía despertarme, mi hermana Amelia que tenía tres años más que yo no podía ni aguantarme, lloraba y decía : - ¡Esta niña está muerta, que no se mueve, que ya la ha matado el enemigo! Esos comentarios fueron después las risas de aquella noche. En la Solana, que está a la entrada del monte, pasamos la noche. Cuando me desperté vi que  todos los niños  estaban jugando contentos, el sol animaba a disfrutar del día y bajaba en el arroyo bastante agua. Estuvimos solo aquel día y volvimos al pueblo, fue solo una falsa alarma.

Otro recuerdo de mi niñez era cuando todos echaban la siesta. A mí me gustaba ir a coger mariposas al arroyo, habían muchas y de colores, con unas formas de alas preciosas. Las cogía y las metía en una caja de zapatos, las quería para hacer colección de ellas, para ponerlas en un cartón y un alfiler pero cuál sería mi desilusión cuando mi madre me dijo que eso que quería hacer con las mariposas era un ultraje. Entonces tuve un sueño tan malo, que a día de hoy aún recuerdo, y por el cual ya no volví a coger ninguna mariposa más en toda mi vida.   

Yo me pongo a pensar en mi infancia y me parece uno de los cuentos más bonitos que pueda imaginar. 

Cuando yo tenía 9 años los domingos después de comer nos íbamos a la iglesia a rezar el rosario y luego los chicos y chicas que tenían alrededor de 20 años se iban a pasear por la carretera y todos los niños y niñas detrás de ellos.  Uno de esos días una amiga mía que se llama Jacinta y yo vimos desde la carretera un pueblo que era Anchuela del Pedregal y nos decidimos ir a verlo. Nadie se dio cuenta. Fuimos a ver a mi tía Silveria que tenía varios niños entre 4 y 12 años y nos recibieron de maravilla, nos prepararon de merendar y se nos hizo de noche. También estaban mi tía Benita y la Donata que eran de Tordelpalo. 

En el pueblo cuando vieron que no estábamos Jacinta y yo dieron la voz de alarma, tocaron las campanas y se repartieron para buscarnos. Se preguntaban si alguien había visto algún coche porque corría el rumor que los “sacamantecas” se llevaban a los niños.  En fin que teníamos a todo el pueblo llorando y buscándonos. Cuando nos localizaron y vieron que estábamos bien todo eran preguntas y al otro día en clase la maestra nos castigó, la profesora se llamaba Vicenta y era de Zaragoza. Esto es una mis historias y lo cierto es que lo pasábamos muy divertido. 

Teníamos muchos animales, corderos, gatos, perros, cerdos grandes y pequeños, burros, machos, caballos, gallinas, conejos…

Otras de mis historias cuando tenía ocho o nueve años, tenía tíos que estaban en otro pueblo  trabajando y cuando venían me traían algo, caramelos u otros regalos. Una vez me trajeron una muñeca, habían soltado las vacas para llevarlas al monte y una empezó a correr y me cogió y me hizo arañazos. Mi tío que estaba cerca apartó la vaca pero el revolcón me lo llevé. 

Cuando iba con mi abuela a dormir me hacía rezar el rosario y a mí no me hacía ninguna gracia. A mí me gustaba que me dijera oraciones, no sé como sabía tantas y tan bonitas. Voy a decir alguna de ellas: 

La Virgen se está peinando sentada en una banqueta los peines son de oro y plata y casi era primavera. Por allí pasó José y le dijo de esta manera: ¿Cómo no canta mi reina como no canta mi bella?   ¿ cómo quieres que yo cante si estamos en tierra ajena? Un hijo que yo tenía más blanco que una azucena me lo están crucificando en una cruz de madera. Ya se oyen los martillos, ya le remochan los clavos, ya le tiran la lanzada a su divino costado.  María sentía aquello y empezó a desmayar, San José y la Madalena le ayudan a levantar.  Arriba arriba María que no puede el tiempo pasar, que por pronto que lleguemos las puertas nos cerraran. Si las cierran o no las cierras para mi abiertas están que tengo un hijo enclavado y lo tengo que abrazar. Madres las que tengáis hijos ayudármelo a llorar y las que no los tengáis no sabeis qué cosa es el mal. 

Mi abuela Eustaquia Huarte Huarte era como la curandera del pueblo, tenía muchas clases de hierbas curativas y conocía el uso que tenían cada una de ellas. Si alguien tenía alguna caída o torcedura siempre acudían a ella. También venían para cólicos y otras enfermedades y la primera asistencia la hacía ella y si era un problema más grave se iba a buscar al médico a Molina, que siempre la felicitaba por lo bien que lo hacía. Hacía de comadrona, decía que casi todos los niños que había en el pueblo los había ayudado ella a nacer. Si había algún parto complicado se daba aviso al médico pero como no habían coches bajaban a Molina con los machos , ocho kilómetros de ida y otros tanto de vuelta, así que pobre la mujer a la que le fuera mal el parto.

Cuando estoy sola me pongo a pensar como pasamos la niñez y la juventud y me parece una época muy feliz. Cuando tenía 13 o 14 años me mandaron a guardar las ovejas. Yo solo las guardaba de día y buscaban pastor para guardarlas de noche. Cuando tocaba a la oración que era cuando empezaba a amanecer El Paulino que era el sacristán tocaba las campanas, nos levantábamos a desayunar, migas y torreznos y luego nos ponían un trozo de pan y un huevo frito y dos torreznos que era la comida para pasar el día. Llevábamos una bolsa para guardar la merienda, una saya por los hombros a modo de capa (la mayoría eran de color rojo), una garrota y el perro que me acompañaba y me iba a los llanos donde teníamos la paidera. Cuando soltaba las ovejas a mí me gustaba contemplar las flores tan bonitas que habían, la cantidad y el perfume que hacían particularmente las violetas. Luego nos juntábamos la Petra y yo, que casi todo el día íbamos juntas, también venia la Jacinta, la Teofila, la Vitorina y varios pastorcillos. Lo pasábamos bien. A veces nos juntábamos con los de otros pueblos, Castellar, Anchuela, Aldehuela, etc… Para jueves santo nos echaban una buena merienda y nos juntábamos. A pesar de lo duro que era ser pastora nos lo pasábamos bien y era muy bonito contemplar a los corderillos. 

Un día recibió el pueblo la noticia que venía la Virgen de Fátima a Molina y que todos los pueblos de la comarca tenían que llevar a la que les correspondía. Tordelpalo era la virgen de la Asunción, Anchuela la virgen del Rosario y así todos los pueblos. Era por  el mes de mayo que por cierto los campos estaban con el trigo verde y muchas flores de todos los colores, rojos, amarillos, azules. Cuando fuimos a Molina no se podía andar de gente, me encontré a Severiano Orea que era de Castellar de la Muela y pasamos el día juntos,  años más tarde fue mi marido. Él tenía 16 o 17 años y estaba de chofer con el señor cura, pero no tenía carnet. El señor cura tenía una camioneta que le decían “la rubia”.  Cuando ya era el regreso de procesión todos cantando, no recuerdo la canción, solo que decíamos Ave María, ave ave Maria. Pero Severiano se tenía que subir con la rubia y me dijo que me subiera con él y fuimos la Donata, Quintin (hermano de Severiano) y yo.  Y desde aquel día todos los domingos se venía él y otros a bailar al pueblo y cuando cumplió los 18 años se fue a Teruel a sacarse el carnet de conducir.  A continuación empezó a trabajar de chofer con los alpargateros de Molina que era contratistas de obras y estuvo con ellos durante unos 11 años hasta que se vino a Barcelona, cuando nuestros hijos Carlos y Amelia ya tenían 11 meses.



Otra anécdota: Un día de diciembre, el día 22, quedamos para ir a Molina, Cándido (padre de Asún),  mi padre, mi hermana Abilia y yo con el carro de Cándido, que por cierto hacía un día helado que congelaba a cualquiera. Cuando llegamos a Molina aún hacia más frío. Nos compramos zapatos y fuimos a la modista a recoger unos abrigos para estrenarlos el día de navidad pero aquí van las aventuras que pasamos en Molina…y yo me fui al zapatero a recoger unos zapatos y Abilia a hacer unas compras para adelantar… cuando estaba en el zapatero como hacía tanto frio me acerque a la estufa que habían pintado como si fuera purpurina, empecé a poner las manos en el cañón de la estufa y a pasármela por la cara para irme calentando.. al salir me encontré un amigo que me saludó, yo  veía que se reía cuando me miraba pero no me dijo nada…. Cuando me vio Abilia hizo lo mismo, a reírse y es que se me había quedado la cara toda pintada de negro…. y con tanta risa ella pisó en un trozo de hielo que había en la calle, un chico que pasaba al ver que se caía quiso ayudarla y se resbaló él también cayendo los dos.. entonces las risas aumentaron… cuando fuimos donde nos esperaba mi padre le contamos los que nos había pasado, mi hermana le dijo que yo llevaba la cara como San Pijulin y aun empezamos a reír más porque san Pijulin era un juego de mi padre cuando era joven y más tarde os explicaré…. De camino a casa sin dejar de reir Abilia dijo que los congelados se morían riendo yo le dije que entonces nos podíamos ir despiendo… y aumentaron las risas y mi hermana quiso bajar a hacer pipí pero al bajar se le enganchó la falda en un clavo del carro y se orino encima…. Así que ese día fue completo de risas. Estrenamos los zapatos y abrigos el día 25 para ir a la adoración del niño Jesús que los villancicos todos los años los cantaba mi padre.  También compramos medias de cristal que estaban de moda y las pagamos con los huevos que le habíamos cogido a mi madre de estraperlo.

Juego de san Pijulin consiste en juntar todas las boinas que llevaban los mozos y enjorguinar una (mancharla de hollín), apagaban la luz y cada uno cogía una , se la ponían en la mano y  pasándosela por la cara decían: “ San Pijulin de la oreja a la nariz y de la nariz a la oreja” y al encender la luz uno de los mozos estaba  con la cara negra… 



sábado, 29 de agosto de 2020

Lo que costaban las cosas antes

 Publicada 29/8/2020

Actualizada 29/8/2020


Abuelo, y tú, ¿cuánto ganabas?

Esa pregunta se la hice a mis abuelos muchas veces, ellos siempre me decían que un duro al día y yo me quedaba muy sorprendido porque un tebeo me costaba dos duros y medio, lo que eran 12 pesetas. Creo que ni ellos, ni en aquellos tiempos nosotros, teníamos claro lo que era la inflación, cuando eres un niño, la inflación es un concepto extraño que no terminas de comprender, la moneda es la misma aunque el coste de las cosas, claramente, no es el mismo.

Recuerdo que mi padre me contaba que cuando tenía seis o siete años bajó a Molina con mi abuelo a comprar algo para la casa. Parece que le pidió que le comprase una caja de lápices de colores que costaban 2,50 pesetas, y se quedó sin ellos porque, después de todas las compras, les quedaron menos de 2 pesetas, lo dicho, menos de un chicle de finales de los 70 y mi padre desilusionado por dos pesetas y media, si por esa cantidad yo me compraba un chicle Cheiw de fresa ácida, como era posible.

Buscando un día por internet, apareció un lote de facturas de justo antes de la guerra y del periodo de guerra, en concreto del periodo 34 al 39 de un ayuntamiento de Guadalajara y , sorpresa, eran del de Anchuela del Pedregal y como el coste era asequible lo compré. Como llegaron esas facturas al señor de Zaragoza al que se lo compré pues es un misterio y sinceramente no tengo ni la menor idea, pero el caso, es que en cuanto llegaron a mis manos las empecé a ojear y aparecieron cosas interesantes.

Bueno vamos al grano, empezamos con algunos precios de la época, el Ayuntamiento compró 4 sacos de cemento en diciembre del 1935 por un importe unitario de 6,25 pesetas por saco, hoy eso son 3,7 céntimos. Veintiocho días después del final de la guerra, el 29 de abril del 1939 los compraron a 10 pesetas/saco, o sea, un incremento del 66% en cuatro años y con una guerra por medio. Buscando por internet he encontrado un saco de 25 Kg a entre 3 y 4 Euros. Voy a asumir que los sacos eran de 50 Kg, por lo que, sale una inflación en los 81 años que han pasado del 5,35 % anual. Es decir, el precio del cemento ha subido casi un 5,5% cada año desde entonces. 






El 30 de abril de 1938, la escuela de Anchuela hizo una compra de material escolar de algunas cosas necesarias con los siguientes importes en pesetas.

·        3 sobres de tinta por 0,79 cts.

·        4 pizarrines por 1,79 cts.

·        24 lapiceros por 2,40cts., cada lapicero costaba 10 cts.

·        1 caja de plumas a 4,30 cts.

·        4 pizarras a 0,65 cada una

·        18 cuadernos a 0,40 unidad

Centrémonos en el lápiz, hoy ya no usamos plumas, tinta o pizarras. En este caso, hemos pasado de un coste de 10 cts. de peseta a un coste actual de aproximadamente 15 céntimos de Euro. Eso nos da una inflación para el lápiz de cerca del 7% anual a lo largo de los 82 años transcurridos.




En mayo del 39, compraron 4 arrobas de vino y 1 litro de anís especial, las 4 arrobas de vino 50 pesetas y el anís les costaron 50 y 4 pesetas, respectivamente. Salvo que me haya equivocado cada arroba son aproximadamente 12,5 l por lo que el litro les costaba una peseta, céntimo arriba, céntimo abajo. Vale que sería vino peleón pero hoy, algo equivalente debería costarnos al menos un euro y medio o dos, ¿no?. El anís hoy nos cuesta un mínimo de 7,5 Euros los tres cuartos de litro, que son 10,7 Euros/litro. La inflación resultante para el vino y el anís es respectivamente del 7,35 % y del 7,7% respectivamente.

En cuanto a los salarios, en 1937 empiezan las facturas de la construcción del estanque de recogida del agua sobrante de la fuente-abrevadero, lo que sería el actual lavadero. Faustino Martínez cobró 28 pesetas de la época por ocho jornales, Nemesio Martínez cobró 17,50 pesetas por cinco jornales, Francisco Borra recibió catorce pesetas por cuatro jornales. Es decir 3,5 pesetas/jornal. En este caso, y asumiendo un salario mileurista, por 22 días de trabajo mensuales, y metiendo la paga extraordinaria y las vacaciones la inflación nos daría un porcentaje de un poco más del 10% anual y recordad que en aquella época no había paga extra ni vacaciones…



Como cosas que me parecen curiosas y que aparecen en los documentos, hay un pago a Daniel García Martínez de cien pesetas por tocar las campanas a título de sacristán en el año de 1937, el Sr. García cobro 200 pesetas en los años 1935 y 1936 por el mismo trabajo.


Faustino Martínez auxilió el 14 de abril de 1939 a tres soldados mandado por el alcalde Daniel García y por ello cobró seis pesetas.


Y finalmente, mi tío-abuelo Alejandro Iturbe García, hermano de mi abuelo Emiliano, cobró ciento diez pesetas, el 15 de Octubre del 1939, por el arreglo de la fachada del frontón o juego de pelota. Mi abuelo siempre me explicaba que lo habían hecho a medias con su hermano justo al volver de la guerra.


En definitiva y a modo de conclusión, nos quejamos de los sueldos actuales, pero teóricamente han subido más que otras cosas a lo largo de los años. Si contamos un sueldo de 5 pesetas y comparamos con un sueldo de 1000 Euros actual, ha subido un 9,58% anual durante 80 años, contado desde el 1940 al 2020. Si tenemos en cuenta las vacaciones y las pagas extras, nuestros abuelos hoy no serían ni mileuristas ya que cobrarían por debajo del famoso salario mínimo interprofesional (SMI) y no tenían derecho a pagas ni a vacaciones, recordad que el que no trabajaba, no cobraba. 

Bueno, espero que tengamos más claro lo que les costaban las cosas, lo que ganaban y haced vuestros cálculos…

Javier Iturbe